Categoría: Eventos

Categoría: Destacado

jueves, 18 de enero de 2018

NEUROCIRUJANOS DEL HJM EXTIRPAN TUMOR GIGANTE DE PACIENTE DE 39 AÑOS

A poco menos de un año de que neurocirujanos del Hospital Juárez de México le extirparon del cerebro un tumor del tamaño de una naranja, Karina ha vuelto a ejercer su carrera de contaduría. 
La paciente, de 39 años de edad, comenzó a tener dolores de cabeza y cambios marcados de humor, pero fue hasta que presentó una crisis convulsiva cuando iniciaron las pruebas que llevaon al descubrimiento del meningioma, un tumor cerebral gigante, de entre seis y siete centímetros de diámetro. 
La cirugía fue realizada en el Hospital Juárez de México y tuvo una duración de alrededor de siete horas, se extirpó el meningioma, el cual tiene una incidencia de alrededor de 34 por ciento en la recurrencia de tumores en el cerebro. 
Al presentar los resultados de la exitosa cirugía, Arturo Ayala, médico adscrito al servicio de neurología del hospital de la Secretaría de Salud, refirió que se trataba de un procedimiento complejo debido que el tumor ocupaba tres cuartas partes del cerebro, y a que estaban comprometidas varias arterias. 
Ello, ponía en riesgo la irrigación de sangre al cerebro, pues podía derivar en complicaciones, e incluso la muerte. Además, “un error de pequeños milímetros hace la diferencia entre alguien que pueda caminar o no". La intervención quirúrgica, que en un servicio médico privado tendrían un costo de 500 mil pesos a un millón de pesos, consistió en practicar una resección tumoral con aspiración ultrasónica y doppler transoperatorio; así, se ubicó y fragmentó el tumor mediante un aspirador, con la guía de un doppler, para evitar lesionar arterias centrales. 
Los primeros síntomas de Karina fueron dolores de cabeza leves y cambios de humor, a los que en un principo les restó importancia. Sin embargo, después comenzó a perder habilidades motrices y cognoscitivas. 
Al respecto, Ayala Arcipreste advirtió que es necesario no menospreciar ningún síntoma, por pequeño que sea. Explicó que este padecimiento también pudo haber derivado de cambios hormonales, por causas genéticas, o por exposición a radiación o bien a agentes químicos. 
A su vez, el director responsable médico del Hospital Juárez de México, Gustavo Lugo, expuso que el de Karina recuperó la calidad de vida y logró recuperar su salud, restablecer sus relaciones personales y reintegrarse a sus actividades productivas.