Categoría: Eventos

Categoría: Destacado

miércoles, 6 de septiembre de 2017

MÉDICOS COMPETENTES Y ACTUALIZADOS, QUE EJERZAN SU PROFESIÓN SIN PREJUICIOS


·         Debemos conducirnos siempre por el deber de servir por medio de un código de ética, afirmó el doctor Jorge Alberto Castañón González, Jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos y Medicina Crítica del HJM.
 
·         Presentó la conferencia “Profesionalismo en Medicina” en la Sesión General del HJM.
 
 
Así como la sociedad otorga a cada médico los derechos y privilegios en la relación médico-paciente, también tiene derecho de exigir médicos competentes, actualizados en sus conocimientos y que ejerzan su profesión sin prejuicios étnicos, sociales, ideológicos o religiosos, afirmó el doctor Jorge Alberto Castañón González, Jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos y Medicina Crítica del Hospital Juárez de México.

En el ejercicio profesional de la medicina, debemos conducirnos siempre por el deber de servir por medio de un código de ética, con consideración hacia el enfermo, su familia y la sociedad, sostuvo al presentar la conferencia “Profesionalismo en Medicina”.

En el Auditorio “Doctor Manuel Velasco Suárez”, ante la comunidad médica, médicos residentes y personal de enfermería y de administración, señaló que en la actualidad, los médicos enfrentan retos sin precedentes, como escasos recursos económicos y poca satisfacción de los pacientes, médicos e investigadores.

Resienten también un comportamiento ético cuestionado por una sociedad comercial que presenta el reto de conciliar la “ética” de los negocios con la ética médica y los derechos humanos.

Frente a esta situación, hizo hincapié en la necesidad de que el ejercicio profesional de la medicina vuelva a los valores del altruismoexcelenciahonor e integridad y respeto.

El doctor Jorge Alberto Castañón González expuso que la medicina clínica, la enseñanza y la investigación siempre están cambiando, y los médicos debemos estar siempre preparados y actualizados.

Sin embargo, a pesar de dichos cambios y ajustes, tenemos el deber de reafirmar lo que es fundamental y atemporal dentro la profesión, como es la relación médico-paciente y la ética médica.

A este respecto, hizo hincapié en que el ejercicio profesional de la medicina mantiene su integridad y credibilidad ante la sociedad al promover y valorar la excelencia, establecer y criterios para certificación y la autoregulación de la práctica clínica.

Esto le ha permitido adquirir respeto, prestigio y fuerza moral dentro de las instituciones académicas y la sociedad, subrayó el Jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos y Medicina Crítica del HJM.

En su exposición, el especialista dijo que debemos reconciliar la medicina tradicional basada en la tradicional relación Médico-paciente con la llamada “justicia distributiva” basada en grandes poblaciones.   
  
Hizo notar en que la contribución al conocimiento que puede mejorar la salud del hombre debe ser la motivación principal para el estudio científico, y no el engrandecimiento de sí mismo, el elogio público, el reconocimiento por colegas o la ganancia financiera nunca deben ser las motivaciones primarias de la investigación científica.

Al inicio de la sesión, la doctora Elizabeth Pérez Cruz, Jefa de la División de Medicina Crítica del HJM, se refirió también a los retos que enfrenta la práctica médica actual, como las crecientes disparidades entre las necesidades de los pacientes, los recursos disponibles para satisfacerlas y las presiones que sobre el médico ejerce la transformación de los sistemas de salud.

En ese contexto, señaló que la sociedad ha externado una profunda preocupación por la conducta de los médicos, que percibe como poco profesional, y la comunidad médica ha planteado diversas estrategias para enfrentar estas deficiencias.

Ante esto, puntualizó que la comunidad médica tiene un compromiso social implícito con la comunidad y el paciente individual, que debe ser satisfecho en un entorno que con frecuencia pone a prueba al profesional de la salud, colocándolo en una situación de tensión entre su conducta profesional y los factores de la era moderna que constituyen retos éticos y sociales a enfrentar.