• El tratamiento consiste en inyectar el agente químico por la arteria que nutre al tumor; si se detecta a tiempo, aumenta la posibilidad de cura, dicen médicos.

En lugar de utilizar la quimioterapia tradicional, especialistas del Hospital Juárez de México tratan con éxito el cáncer de hueso en niños con un novedoso procedimiento de mínima invasión que llega directo al tumor y evita la diseminación de células cancerígenas a otras partes del cuerpo.
Se trata de la quimioterapia intraarterial, que consiste en la introducción del agente quimioterapéutico a través de un catéter conectado a la arteria que nutre al tumor, lo cual mejora la efectividad del tratamiento.
De acuerdo con la Secretaría de Salud federal, con esta técnica, los especialistas mexicanos tratan con 100 por ciento de éxito tumores como el osteosarcoma y Sarcoma de Ewing, que son los que más afectan a la población infantil.
El jefe del Servicio de Radiología Vascular del Hospital Juárez de México, Agustín Rodríguez Blas, detalló que esta labor se realiza de manera coordinada entre los equipos de oncología pediátrica y de radiología vascular, que desde hace 15 años han tratado de manera exitosa a menores de entre ocho y 15 años que padecían osteosarcoma y sSrcoma de Ewing.
Destacó que entre las ventajas del procedimiento se encuentra también la reducción hasta en 70% de los efectos secundarios, en comparación con el tratamiento de quimioterapia convencional.
Además, en el seguimiento de los pacientes tratados se ha visto que entre el tercero y cuarto ciclos de la aplicación de la quimioterapia intraarterial se reduce el tumor hasta en 90 por ciento.
Sin embargo, Rodríguez Blas señaló que para el éxito del tratamiento es clave una detección oportuna de la enfermedad en los niños.
En este contexto, hizo un llamado a los médicos generales y pediatras a que en el momento que observen alguna anomalía en las extremidades de los pequeños, de inmediato refieran al paciente a un hospital de tercer nivel para que se les realicen los estudios pertinentes.
Refirió que este tipo de cáncer por lo general se manifiesta con la aparición de bolitas en brazos o piernas, o con un crecimiento anormal de la extremidad. En algunos casos, las tumoraciones se detectan de forma accidental, al atender una fractura que sufrió el niño mientras jugaba, y al tratarlo se encuentra que la lesión se debió justamente a la existencia de un tumor.
Advirtió que de no atender de forma oportuna estos tumores el riesgo es que el niño pierda la extremidad afectada, y que el cáncer se extienda a otras partes del cuerpo.

PROCEDIMIENTO

  • La técnica para combatir el cáncer de hueso en niños consiste en la introducción del agente quimioterapéutico a través de un catéter conectado a la arteria que nutre al tumor, lo cual mejora la efectividad del tratamiento.
  • Esta labor se lleva a cabo de manera exitosa a menores de entre ocho y 15 años de edad que padecían osteosarcoma y Sarcoma de Ewing, principales tumores de hueso que afectan a la población infantil.
  • Una de las ventajas del procedimiento es la reducción hasta en 70% de los efectos secundarios, en comparación con el tratamiento de quimioterapia convencional.
  • En los pacientes tratados se ha visto que entre el tercero y cuarto ciclos de la aplicación de la quimioterapia intraarterial se reduce el tumor hasta en 90%.
  • De no atender de forma oportuna estos tumores, se corre el riesgo de que el niño pierda la extremidad afectada, y que el cáncer se extienda a otras partes del cuerpo.